Baby Driver: escenas de acción y soundtrack memorables con una trama no tan memorable

“96% en Rotten Tomatoes, esta película tiene que ser excelente, ¿verdad?” es lo que muchos de seguro pensaron al ver su score en la popular (y temida por los estudios) página web. De igual manera las reseñas del filme en el día de su estreno fueron bastante positivas en general, sin embargo: ¿Es en verdad tan buena? Aquí nuestra opinión honesta.

 

La premisa de la trama es sencilla: “Baby” es un talentoso conductor de autos para criminales que quiere salir de esa “línea de trabajo” para tener una vida normal (no, no es un aprendiz de crimen como el título en español te haría creer). Su vida se complica cuando se enamora de Deborah (Lily James) y el jefe mafioso para el que trabaja (Kevin Spacey) no lo quiere dejar ir. ¿Podrá escapar con su amada Deborah antes que los criminales desquiciados den con ellos?

Edgar Wright es un prolífico director con un estilo visual único y un ojo agudo para las tomas de acción y con “Baby Driver” nos sigue consientendo con lo que ya estamos acostumbrados que nos ofrezca en ese rubro, además de un sorprendentemente acertado soundtrack. Sin embargo, ni toda la adrenalina, y ni todas las canciones de Barry White o Queen logran maquillar el hecho de que esta película es básicamente una historia de amor que, desafortunadamente, se queda muy corta de ser memorable o satisfactoria.

Ansel Elgort

Empezando con lo bueno, Ansel Elgort y Jamie Foxx sobresalen como las actuaciones de la película más cautivadores y las que la sostienen en buena medida. Elgort interpreta a Baby, un chico talentoso pero con tendencias casi autistas, con bastante soltura logrando hacerlo muy carismático y suave a la vez. Jamie Foxx por el otro lado nos ofrece una actuación villanesca inolvidable, redimiéndolo del tropezón que fue su “Electro” en “The Amazing Spiderman 2” para darnos un antagonista impredecible y amenazador, pero con una inesperada aura de carisma que extrañamente funciona a pesar de lo detestable de su personaje.

Otro punto a favor que en verdad sobresale es el soundtrack. No sólo la selección de canciones que acompañan a las escenas es bastante acertada sino que en verdad es parte esencial de la trama y del personaje. Un momento bastante memorable es cuando Baby camina por la calle escuchando “Harlem Shuffle” y se puede apreciar que las calles, paredes y ciertas pistas visuales aluden a la letra de la canción. Se nota en verdad que Edgar Wright iba eligiendo las canciones mientras escribía el guión. Y eso no es para nada malo.

baby-driver.jpg

Sin embargo, la acción y el soundtrack (sin mencionar las presencias estelares de Baby y Bats) no lo son todo para dejar satisfechos a los más exigentes cinéfilos que buscan una historia convincente y satisfactoria, y en esa categoría a “Baby Driver” le faltó echarle más gasolina. En esencia, “Baby” es un chico que trata de escapar de su vida de criminal y vivir una vida decentemente normal fuera de las persecuciones a altas velocidades y disparos, así que el hecho de que la trama tuviera que convertirse en una historia de amor a medio cocer en verdad decepciona bastante, en especial tomando en cuenta que Edgar Wright es quien escribió el guión. Agrega a eso ciertos giros de la trama bastante improbables y actuaciones dispares mezcladas con personajes medio desarrollados y te das cuenta que “Baby Driver” es menos especial de lo que pretende ser.

En el caso de las actuaciones dispares antes mencionadas,  Lily James y Eiza González lamentablemente entran de esta mención. Empezando con Lily James, sus escenas con Ansel Elgort no se sintieron nada naturales y, por el contrario, sus diálogos sosos y cliché simplemente no conectan, sino más bien exasperan. Aunque Lily James en verdad trata de inyectarle personalidad a su papel, sus intentos se sienten por demás planos y forzados, además de lo pobremente escrito de su personaje resultando en un personaje que se siente poco más que un artificio narrativo para mover la trama. Lo mismo pasa con Eiza González y John Hamm, cuyos personajes Buddy y Darling toman una relevancia en la trama hacia el final de la película que es muy poco merecida y hasta anticlimática. Y ni mencionemos al personaje de Kevin Spacey,  cuyo potencial como villano se siente bastante desperdiciado.

Baby-Driver-New-Picture-3

En fin, “Baby Driver” no es una película que se compara con otros clásicos de Edgar Wright, es más, me aventuraría a decir que es una de las peores que ha hecho aunque eso no significa que la película en sí sea “mala”. A pesar de eso, “Baby Driver” cumple suficientemente con los estándares establecidos por el aclamado director para que sus fans y el público en general pasen un buen rato en el cine. Además, apuesto que saliendo del cine lo primero que querrás hacer es buscar el Soundtrack inmediatamente, cosa que se puede decir es el alabo más positivo que esta película merece.

 

3.5/ 5

¿Y a ustedes que tal les pareció “Baby Driver”?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: