El Planeta de los Simios: Una Batalla Cinematográfica Bien Ganada

La nueva entrega del Planeta de los Simios ha sido al fin estrenada en cines y las reacciones han sido bastante positivas. ¿Es en verdad tan buena como dicen?

Después de la hilarantemente patética versión de Tim Burton del 2000, muchos pensaron que las probabilidades de ver una nueva película de esta veterana franquicia eran muy pocas o nulas. Tuvieron que pasar 11 años para que esta serie de ciencia ficción regresara a las pantallas y, francamente, todos pensamos que iba a apestar. ¿Y que creen? NO estuvo mala. De hecho El Planeta de los Simios: (R)evolución (2011) sorprendió por lo bien hecha que estaba y el ángulo fresco con el que se abordó la historia.

Seis años después ahora la franquicia llega a su fin con una trilogía que nadie anticipó lo exitosa que sería y esta última película es definitivamente la cereza en el pastel.

Sí, así es, El Planeta de los Simios: La Guerra es casi tan buena como muchos dicen, aunque eso no significa que el ambicioso proyecto cinematográfico este exento de ciertos vicios narrativos y problemas de ritmo. A pesar de eso, sus singulares virtudes sobrepasan sus notables, pero perdonables defectos.

Caesar-from-War-for-the-Planet-of-the-Apes
Aquí se aprecia una imagen de César saliendo del hoyo que fue el remake apócrifo de Tim Burton.

Empezando con uno de los puntos fuertes de esta entrega, las actuaciones del reparto homínido-primate son simplemente fenomenales y, nuevamente como hace 3 años con la entrega anterior, nos hace pensar seriamente en el futuro de los limites de la actuación. Andy Serkis nos demuestra una vez más porque él es el rey de la actuación mocap brindando una actuación e interpretación de voz geniales que en conjunto con el equipo de animación digital, logran elevar a este personaje a alturas histriónicas insospechadas que dejará a más de uno con la boca abierta.

César no es el único simio que se lleva la película. Maurice, el sensato y bondadoso orangután, también se roba el corazón de la audiencia con su siempre pacífica actitud y lealtad inquebrantable hacia César. “Bad Ape”, la nueva adición a la franquicia, prueba ser un gran personaje que brinda dosis de humor bien medidas, sin abusar o caer en la trivialidad. Incluso los otros dos acompañantes de César.

War-for-the-Planet-of-the-Apes-Maurice-Luca-and-Rocket-on-horses
Estos SÍ son compadres verdaderos: los que te siguen a donde sea que vayas y nunca te dejan morir.

En cuanto al reparto humano, a diferencia de las dos entregas anteriores resulta ser más limitado en numero (pero no en poderío interpretativo)  ya que solo consiste en Amiah Miller como la huérfana muda que Maurice adopta como su hija, Gabriel Chavarria como “Preacher” quien es un soldado impresionable bajo el mando de El Coronel, interpretado magistralmente por Woody Harelson.

Este último es el actor humano que le roba las escenas al mismísimo César con su desquiciado comportamiento y despiadada determinación que le da al filme el toque nihilista humano que la película necesitaba para justificar su transición hacia la entrega original de los sesentas.

gallery2-gallery-image
El Coronel: uno de los mejores villanos cinematográficos modernos.

Si bien hasta ahora hemos inundado a la película en elogios, ésta no es completamente perfecta. Su más grande defecto es algunas partes del segundo acto, el cual se puede sentir por momentos algo lento debido al ritmo en que se va dando la historia. Esto no significa, sin embargo, que la película caiga en la peligrosa zona del aburrimiento ya que la trama da los giros necesarios para mantener al espectador lo suficientemente involucrado para seguir la historia.

Gran parte de la grandeza de esta película radica en los momentos silenciosos pero poderosos emocionalmente que son transmitidos entre los protagonistas primates. Sin embargo, hay escenas en las que algunos personajes incurren en el dialogo sobre expositorio lo que le resta el impacto visual e incluso narrativo. Tales diálogos incluso amenazan a veces restarle poder a algunas escenas cuando se siente tan obvio que su función es meramente dar información al espectador como si se temería que no este siguiendo la trama, lo cual contrasta con la suficiencia silenciosa de otras escenas que transmiten más sin necesidad de decir palabra alguna.

apes-1_1 (1)
Calladito te ves más monito…

Y ya dejando de lado los detalles de ritmo y diálogo que la película sufre, se debe reconocer que esta película cuenta con un simbolismo visual que recuerda a los peores momentos de la historia humana. Con tomas de una elegante y aterradora belleza, la fotografía de Michael Seresin resalta los momentos brutales de la trama acompañados de la evocativa música de Michael Giacchino, logrando provocar en el espectador imágenes aterradoras del holocausto, la matanza de las poblaciones indio americanas y la esclavitud de los pueblos afroamericanos. Aunque por momentos los simbolismos pueden resultar un tanto obvios, estos tienen la función de dar un sentido de urgencia a la trama.

En Conclusión, El Planeta de Los Simios: La Guerra es un cierre con broche de oro que suma la verdaderamente corta lista de las grandes trilogías cinematográficas. Con efectos especiales de vanguardia, una historia poderosa emocionalmente y una dedicación balanceada al espectáculo hollywoodense por parte del director Matt Reeves , esta nueva entrada a la franquicia promete convertirse en la favorita de muchos y, quizás, ahora SÍ le den el Oscar a Andy Serkis. O eso espero por lo menos.

 

Veredicto:  4 /5

 

¿Y a ustedes que tal les pareció?

Anuncios

4 comentarios sobre “El Planeta de los Simios: Una Batalla Cinematográfica Bien Ganada

Agrega el tuyo

  1. Spoiler alert!!!!!
    Ciertamente estamos automatizados a que al escuchar la palabra “guerra” pensamos en armas, mucha sangre y obvio un ganador. Sin embargo, por poner un ejemplo simple y cotidiano me voy al hecho de tomar decisiones, y como esto puede ser una batalla interna. Esto le sucede a César, quien vive la guerra fuera y dentro de sí mismo. La guerra externa es obvia, ?la interna? Perder el propósito de su existencia a cambio de venganza. Eligió la venganza, y su pueblo perdió en primera instancia la libertad, esclavizados y torturados. Ahora bien, es el coronel quien le hace ver su guerra interna, y como es preferible ganar unas y perder otras, y en este caso es el propósito lo que no se debe perder. Al César recobrar su propósito, y dar hasta su vida por ello es cuando gana la batalla externa, por así decirlo. Bueno, es mi opinión, jajajajaja. Buenas vibras para todos y sigamos viendo películas. Vean la de Dunquerke, está muy buena. 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: